Productividad

Trabajar desde casa: un arma de doble filo

Tengo que entregar un artículo a las 12:00 y son las 10:00. ¡Mierda! No he puesto la lavadora... Allá voy y, de paso, me tropiezo con una cantidad de ropa que aún estaba sin doblar. La pongo en su sitio. Con todo esto, ya son y media... Me siento dispuesta a trabajar. A los 5… Sigue leyendo Trabajar desde casa: un arma de doble filo